Historia

Me llamo Alfred Blasi y he sido enfermo de Fibromialgia.

Nací en 1966 en Arbucies (Girona), pero actualmente vivo en Reus (Tarragona)

Soy informático de profesión.

En 1996, a raíz de una fuerte gripe que padecí, me quedaron unas secuelas en forma de dolor muscular en la zona lumbar. En pocos meses, en lugar de disminuir estas molestias, éstas se acrecentaron hasta tal punto que nada me calmaba el dolor que sentía. También se sumó a esto el estrés que acumulaba por la empresa que dirigia.

Mi médico de cabecera se sentía desbordado y me mandaba que fuera a urgencias cuando ya no aguantaba más el dolor.

Rápidamente, al dolor se unió la contractura muscular y otras cosas muy molestas aunque no tan invalidantes para mi, como los problemas abdominales, las pérdidas de memoria temporales, los temblores, la imposibilidad de descansar por la noche y el levantarme como si me hubieran dado una paliza, entre otras cosas.

Pasado un a√Īo ya de estar con estos s√≠ntomas, me ingresaron en una cl√≠nica de Reus y en pocos d√≠as me diagnosticaron dos enfermedades: Fibromialgia y Espondilitis anquilosante.

Con el tratamiento a base de antidepresivos, relajantes y muchos analgésicos, me dieron el alta del hospital.

Al ir empeorando, en menos de un mes, estos mismos doctores que me hicieron el diagnostico me aconsejaron el visitarme en un hospital de Barcelona (a 100 kilómetros). Así lo hice y me ingresaron en el Hospital Clínico Universitario de Barcelona. Conclusión: la misma.

Adem√°s me indicaron que soy ‚Äúacetilador r√°pido‚ÄĚ y que esto significa que mi organismo "destruye" muy r√°pidamente la medicaci√≥n con lo que necesito m√°s que una persona normal.

Salí de allí con otra vez antidepresivos, relajantes y analgésicos.

A partir de entonces particip√© en distintos estudios como enfermo voluntario entre los que se encuentran estudios del sue√Īo, estudios de hipnosis y algunos que demostraban que los enfermos de fm tenemos un bajo nivel de serotonina en el cerebro o que nuestro hipot√°lamo se encuentra poco irrigado de sangre.

Probé acupuntura, homeopatía, osteopatía, fisioterapia, hidroterapia, etc...con distintos resultados. Hasta incluso me recetaron hacerme electroshocks por ..."probar".

Fui de mal en peor. Cada día visitaba urgencias, donde empezaron a calmarme el dolor con mórficos. Al poco tiempo se me recetaban mórficos en parches y finalmente en inyectables. Me trataban en reumatología, clínica del dolor, psiquiatria y evidentemente, medicina familiar.

En este momento se me concedió de oficio la INVALIDEZ ABSOLUTA Y PERMANENTE POR FIBROMIALGIA (100%).

El otro diagnostico (Espondilitis anquilosante) fue omitido del certificado de la invalidez

Paralelamente a esto, tambi√©n me concedieron el 75% de MINUSVAL√ćA con soporte de tercera persona y baremo de movilidad, puesto que muchos d√≠as ni me pod√≠a mover de la cama.

As√≠ pasaron algunos a√Īos hasta que desesperado hice caso a varias personas de mi entorno que me aconsejaban buscar mi propio camino y no rendirme ante esta adversidad.

Decidido a buscar algo que mejorase o explicase mis s√≠ntomas, empec√© a investigar el funcionamiento de los m√ļsculos, leyendo m√ļltiples enciclopedias y libros de varias Universidades de Medicina de todo el mundo.

En primer lugar, me centré en el funcionamiento muscular y en localizar tipos de sustancias que en su alteración pudieran desencadenar los síntomas que yo tenía. Probé con vitaminas, proteínas, y un sin fin más de productos.

Cuando llegué a los minerales, vi que podían explicar muchas de las cosas que conocía hasta ese momento sobre la enfermedad. Localicé en una célula muscular qué sustancias químicas básicas están contenidas y cuales de ellas podían ser causantes.

Despu√©s de encontrar la proporci√≥n de unos 25 elementos qu√≠micos que modifican su concentraci√≥n en las c√©lulas, cuando hay molestias musculares o sobreesfuerzos, centr√© mi investigaci√≥n en reducir este n√ļmero de sustancias a la m√≠nima cantidad que fueran imprescindibles.

Con ello y después de varios meses de pruebas en mi mismo, conseguí encontrar la combinación de Na, K, Ca y Mg que es absorbida por el organismo para volver a dejar los valores normales de concentración en las células. La proporción era la clave Modificándola dejaba de funcionar.

Posteriormente, comprobé que todos los síntomas de la Fibromialgía se me redujeron o desaparecieron con la ingestión continuada de la adecuada proporción de estas sustancias.

Cuando volv√≠ a caminar, a salir a la calle solo, a conducir...y a recuperar mi vida, decid√≠ compartirlo con los dem√°s. Primero lo di a varias amigas y compa√Īeras de enfermedad y comprob√© que, si eran constantes en tomarlo, tambi√©n mejoraban.

Estas personas se lo dijeron a otras y as√≠ empez√≥ a correr la voz de una ciudad a otra, de una provincia a otra y de una naci√≥n a otra. Cuando mi tel√©fono se satur√≥ de llamadas, cre√© una pagina web para explicar mi experiencia y as√≠ se multiplic√≥ el n√ļmero de personas que tuvieron acceso a lo que yo deduje.

Al momento varios médicos de todo el mundo se interesaron por el tema y gustosamente les expliqué mis conclusiones y mi evolución.

Soy consciente que yo me he curado con este preparado, porque varias veces varié las proporciones de los elementos y la fórmula, en mi ya no funcionaba. Cuando veía mi caída volvía a prepararlo con la proporción correcta. Curiosamente mejoraba de nuevo.

Actualmente, hago vida totalmente normal, hago deporte, no tomo ni medicación ni suplemento alguno.He necesitado tomarlo sin interrupción durante 14 meses pero ya llevo varios sin tomarlo.

No tengo síntoma alguno de la fm ni de SFC.

Por fin ya tengo certificados que demuestran mi ‚ÄúCURACI√ďN‚ÄĚ. Ya lo tengo por escrito as√≠ es que puedo decirlo. Curiosamente tambi√©n ha remitido mi espondilitis anquilosante, de la cual no queda el m√°s m√≠nimo rastro. ¬ŅError de diagnostico? Quien sabe!

De la mezcla que hacia yo en mi casa y que regalaba a quien la quería, se ha pasado a que la gente que quiere tomarlo lo tiene disponible en sus farmacias a través de un laboratorio que lo fabrica.

Afortunadamente, muchos miles de personas dicen que están mejorando también y algunos ya ni lo toman y sólo desean olvidarse de la enfermedad.

Nunca diré yo que mi preparado CURA la fm. Ha curado MI fm y si alguien dice que está curado, será cada uno el que lo diga. Yo ni soy médico, ni creo que lo sea jamás.

Afortunadamente, muchos profesionales de la salud se han decidido a probarlo en sus pacientes ya que es un preparado por cantidad y proporción totalmente inocuo. Los resultados ya están llegando y no hacen más que confirmar todas y cada una de mis conclusiones. Tantos no podemos estar equivocados…

Desde aqu√≠, hago un llamamiento a la comunidad m√©dica y a quien est√© en su mano para que se lean este escrito y, desde mi humilde condici√≥n de ex-enfermo de fm, nos escuchen a tantos miles que, o estamos mal diagnosticados durante a√Īos, o puede que √©ste sea un camino de la soluci√≥n a este tan grave problema.

Informes médicos

Me complace adjuntar algunos de los certificados que demuestran mi afectación y mi posterior curación. Dispongo de muchos más, pero he creído que estos son los más representativos.

Asimismo tengo más de 200 certificados de urgencias con el diagnóstico de Fibromialgia.

Mi proceso ha sido el siguiente:

El primer diagnóstico fue de Espondilitis anquilosante y fibromialgia. Poco a poco se fue descartando la espondilitis y me concedieron la Incapacidad permanente y absoluta por Fibromialgia reumática y la minusvalía del 75% con baremo de movilidad y ayuda de tercera persona para las necesidades básicas.

Al mejorar y renunciar a la incapacidad absoluta me pasaron a la incapacidad total y mas tarde a NO AFECTO.

Ultimamente, al pedir un certificado de cual era mi situaci√≥n m√©dica, me dieron uno que dice que mi pensi√≥n de invalidez esta en Baja por CURACI√ďN. Desde ese d√≠a puedo decir legalmente que estoy curado.

Observación: Para la lectura de los ficheros PDF necesitarás tener instalado el programa:

Adobe Acrobat Reader